Ancelotti, con el viento a favor

Buen contexto. El Madrid termina la fase de grupos de la Champions enfrentando al Inter en el Bernabéu. Con la clasificación asegurada, pero con el hecho de quedar primero o segundo, todavía en juego. No es cosa sin importancia, porque viendo cómo va a quedar el bombo de los primeros de grupo, con todos los favoritos menos el PSG, es vital asegurar esa primera plaza. A los de Carletto les vale el empate. Me refiero al hecho de que el Madrid puede afrontar el juego desde el contexto donde se está sintiendo muy cómodo y ofreciendo sus mejores prestaciones. Defender en bloque medio-bajo, cerca de Courtois, con las líneas muy juntas, evitando que los rivales encuentren pases por dentro y, en cuanto haya pérdida o robo de balón, a salir como flechas en transición.

Problemas. Recordemos el partido de Milán donde el equipo tuvo muchos problemas para defender hacia delante, ajustar la presión y evitar que el Inter se sintiera cómodo con la pelota. Por circunstancias como las de aquel día, Ancelotti cambió de plan el día del Shakhtar y, salvo en algunos momentos puntuales de diferentes encuentros posteriores, lo ha mantenido hasta la fecha con excelente resultado para sus intereses.

El Inter. Por su parte, los de Simone Inzaghi llegan con inmejorables sensaciones al choque. Les costó arrancar, a pesar de que ya comentamos en la previa del anterior enfrentamiento entre ambos, que se había mantenido la idea, el sistema y muchas cosas de las implementadas por Conte. Sigue siendo un conjunto muy versátil, capaz de ponerse muchas pieles diferentes y emplearlas con eficacia. Tienen buen pie para dominar y para construir a través de la elaboración y también te pueden hacer mucho daño en un ida y vuelta, a pesar de que las bajas de Lukaku y Achraf les ha restado algo de dinamita en ese aspecto a los interistas. Dzeko está teniendo buen rendimiento y cada vez se entiende mejor con Lautaro, y la segunda línea es realmente buena y completa. Barella, Brozovic y Calhanoglu marcan el ritmo de juego, el turco y el italiano con un gran dinamismo y llegada. Les falta algo de amenaza por fuera en los partidos contra primeros espadas y que la preocupación para el Madrid debe ser evitar la conexión entre estos tres y los dos puntas.