Ni a un arcoíris en el Bernabéu

Es la cantinela de siempre. Pequeño ante los pequeños, grande ante los grandes. Así se comporta el Athletic en los últimos tiempos. El diminuto grupo que perdió ante el Cádiz y arrancó un mísero punto contra Levante y Granada era ayer un coloso en el Bernabéu. Que te vayas con 1-0 en un partido en el que creas tantas ocasiones y tan claras... es para desesperarse. Ni aunque hubieran instalado un arcoíris los obreros cambian la corteza del Bernabéu el Athletic habría colado la bola en ese espacio inmenso. Fue una delicia verlo en el segundo tiempo sometiendo al principal candidato al título, capaz de generar peligro y tener el balón en campo contrario. Pero los merecimientos los dan los goles. Si no marcas, todo ese caudal no vale para nada.

No recuerdo un partido con tantas ocasiones en el Bernabéu y no materializar ni una. Y tengo una pila de años. Se sigue engordando la cuenta de frustración en el coliseo blanco. No para en los actuales 16 años sin ganar. Marcelino no tiene a Benzema, ese es el problema. El francés nos la tiene jurada: el Athletic es el equipo al que más goles ha metido, 15. Tras los 20 minutos iniciales en los que el conjunto de Ancelotti no dejó ni respirar a los leones, después el partido fue rojiblanco. Los cabezazos de Raúl y Núñez, el disparo de Sancet, las asistencias sin querer de Militao a Williams... nada. "Contra los grandes no se puede perdonar tanto", decía Alkorta al final. Él lo sabe bien.