Militao, de discutido a intocable

Militao se está coronando en la temporada en la que tenía que despegar o plegar velas. Su pareja con Alaba le está dando consistencia y continuidad al eje de una defensa que era toda una incógnita después de perder a los dos titulares de la última década. Su partido ante el Sheriff fue fantástico en todos los aspectos. Expeditivo y rápido al espacio, poderoso de cabeza y con criterio a la hora de elaborar desde atrás. Que físicamente es un portento parecía evidente desde el día en que llegó, pero la confianza de sentirse indiscutible le está haciendo progresar partido a partido.

Es indudable que vendrán rivales más complicados y partidos con más pitones, pero no es fácil sentir que todos los faros te alumbran para analizar tu juego y salir indemne. Además su juventud y su capacidad de trabajo le sitúan en una situación privilegiada para seguir creciendo en todas las facetas del juego. Ser central en el Real Madrid es una profesión claramente de riesgo, pero tener que aparecer como el recambio de dos mitos como Ramos y Varane y que el traje te siente bien tiene un mérito incuestionable. Militao, a la espera de los exámenes finales, está aprobando los parciales con una excelente nota.