Mentalidad Imparable

Claves para entrenar una mente ganadora.

Autor: Mónica Pascual
POR
Mónica Pascual

MENTALIDAD IMPARABLE

Dispara tu mentalidad en cinco semanas (III): cómo conectar mente y cuerpo

Aprende a visualizar un entrenamiento o competición en solo 10 pasos y mejora tu rendimiento.

0
Dispara tu mentalidad en cinco semanas (III): cómo conectar mente y cuerpo

Bienvenido al tercer artículo de la guía que hemos preparado para que puedas potenciar tu mentalidad en cinco semanas. Hoy iniciamos la tercera etapa de este ascenso y eso significa también que… ¡ya estamos en el ecuador! Hace unas semanas pusimos el foco en el autoconocimiento: cómo podemos reconocer e identificar nuestras áreas de mejora y puntos fuertes. Ahora es el momento de tomar conciencia de la relación queexiste entre el cuerpo y la mente. ¡Arrancamos!

¿Podemos entrenar el cuerpo a través de la mente? La respuesta es sí. La mente esconde recursos ilimitados. Es probable que hayas oído que el ser humano solo utiliza un 10% de su capacidad cerebral. Existen muchas teorías al respecto, pero si hay algo cierto en ellas es que, porcentaje arriba o porcentaje abajo, estamos lejos de aprovechar o sacarle su máximo rendimiento. Los recursos están ahí, pero a menudo los ignoramos y, como veremos, son más asequibles de lo que pensamos.

Te pongo un ejemplo: tómate unos segundos para probar este pequeño experimento. Imagínate que vas a morder una rodaja de limón: imagina que la cortas por la mitad. Escuchas el sonido del cuchillo al cortarla, sientes el intenso olor a cítrico que se desprende... y finalmente, muerdes esa rodaja refrescante. ¿Se te hace la boca agua? Eso es porque tu mente no puede distinguir la diferencia entre tu imaginación y la realidad. ¡La has engañado haciéndole creer que estás mordiendo una rodaja de limón! Y así es como funciona la práctica mental al recrear una experiencia vívida y realista dentro de tu cabeza.

¿Cómo puede ayudarnos la práctica mental en nuestro rendimiento físico?

Si imaginas repetidamente una tarea, esta condicionará tus vías neuronales tal como lo hacemos mediante la práctica física. Es como si estuviésemos labrando un surco en nuestro sistema nervioso. De modo que cuando vayas a realizar la acción en la vida real, sentirás como si lo hubieras hecho miles de veces antes... ¡porque, en cierto modo, lo has hecho!

Conocer cómo sacar el potencial que existe al conectar cuerpo y mente forma parte de una de las etapas que nos lleva directamente a un cambio de mentalidad y rendimiento deportivo. Es una parada que lo transforma todo y donde la práctica es especialmente relevante. No es una parada ‘dura’, pero sí determinante para que puedas seguir avanzando en esta búsqueda y exige voluntad y disciplina.

Por eso lo que quiero que hagas es que ejercites esa conexión entre cuerpo y mente mediante un ejercicio en concreto: la visualización. En este ascenso no nos vale la teoría, necesitamos ponerla en práctica y nuestra herramienta para conseguirlo es la visualización.

¿Cómo hacer una visualización?

  1. Relájate. Busca un lugar cómodo y libre de distracciones.
  2. Establece un objetivo. ¿Qué quieres trabajar en esta sesión? Una maniobra, un golpe, una jugada, una parte del recorrido, etc.
  3. Identifica cada uno de los elementos que lo conforman, es decir, cada uno de los movimientos y cómo enlazan con los siguientes.
  4. Involucra todos los sentidos: oído, vista, olfato, gusto y tacto. Haz que el momento sea real, vibra con cada movimiento mental y con cada sensación.
  5. Céntrate en el proceso, no en el resultado. ¿Cuáles son las acciones, técnicas y tácticas que te llevarán a ese resultado positivo?
  6. Tómate tu tiempo. Revive en tu mente cada uno de los movimientos y acciones e imagina que estás en la vida real.
  7. Presencia corporal. Siente cómo responden y trabajan tus músculos.
  8. Busca la excelencia en la práctica. Si cometes un error, simplemente rebobina, analiza y vuelve a hacerlo.
  9. ¡Lo has conseguido!

En solo 9 pasos, has descubierto un ejercicio simple, asequible y que puedes realizar en cualquier lugar y momento, para conectar mente y cuerpo. Visualizar un entrenamiento o competición es una herramienta utilizada por grandes deportistas como Michael Phelps. Ahora es el momento de ponerlo en práctica, porque de nada sirve que ‘sepas’ si no ‘haces’. Empieza poco a poco. Adquiere un compromiso fácil de cumplir. Por ejemplo, reservar una franja todos los días de 5 a 10 minutos para entrenar es más que suficiente para empezar.

Esta herramienta tiene cantidad de usos: la podemos utilizar para mejorar nuestra concentración, motivación y confianza. Se puede utilizar para corregir habilidades deportivas y controlar respuestas emocionales. Para planificar la competición y aprender a solucionar los problemas que nos puedan surgir en la misma, además de, por supuesto, ser una técnica fundamental para reducir de manera importante la pérdida de capacidad fisiológica en periodos de lesiones.

¡Enhorabuena! Terminamos esta etapa y quiero plantearte dos preguntas:

¿Qué te ha aportado esta “mini experiencia”? ¿Qué crees que sucedería si durante un mes practicarás 10 minutos al día la técnica de la visualización deportiva? Piénsalo…

¿Quieres recuperar o descubrir las etapas anteriores? No te preocupes, aquí tienes la primera y la segunda. No te pierdas el resto de artículos para seguir ascendiendo.