Este es el camino, el mantra mandaloriano de Pacheta

Los seguidores de Star Wars y del Mandaloriano que además sean del Real Valladolid se sentirán identificados con Pacheta cada vez que recita su mantra preferido 'este es el camino', frase que repite en la serie su protagonista Mando como una especie de plegaria que le identifica con el grupo al que pertenece.

Hubo días tras derrotas en los que este mantra sonaba hueco, ya que la ley del fútbol sólo entiende de victorias y aunque ahora la senda parece tener menos curvas, parece que realmente Pacheta y sus chicos han comenzado a seguir las miguitas de Pulgarcito y encuentran cada vez con más seguridad el citado camino. Ha costado bastante, pero el discurso del técnico empieza a tener cada vez más sentido, aunque es normal que las dudas ante los resultados y el juego surgieran.

Clave, tal vez por obligación ante las lesiones, puede haber sido cambiar el sistema al tradicional 4-4-2 y dejar atrás el de tres centrales en el que el equipo no estaba cómodo y basta recordar las palabras de Roque Mesa hace unos días. Hablando de Mesa, es uno de los responsables de la mejoría, de eso no cabe duda. Si empezó errático y algo perdido, ha levantado la cabeza, se ha puesto los galones de general de campo y está mandando, no sólo en el Pucela, sino que va camino de hacerlo en la categoría. Tiene jerarquía y personalidad para hacerlo y puede arrastrar a los demás. A esto se suma que ha encontrado un complemento excelente en Álvaro Aguado, incansable y que se asoma al gol con facilidad. Son algunos de los que están sumando en serio dentro de una mejoría general, como Roberto, El Yamiq, Plata, Plano... y por supuesto Weissman que lleva cinco goles en 10 partidos (dos se perdió por la selección) y ha participado en alguno más como el primero en El Molinón.

Como en el tema de la pandemia, no se puede aún dar por terminado el trabajo para el Real Valladolid. Si los ciudadanos tenemos que seguir con precaución buscando una normalidad pero sin prisas, el equipo de Pacheta tiene que seguir recorriendo su camino con paso firme, con el paso que mostró en Gijón y con un calendario que le llevará a jugar tres de los próximos cuatro partidos en casa, asignatura pendiente la de jugar en Zorrilla que puede aprobar empezando por el Eibar este próximo domingo.