Lo veo tan mal y me equivoco tanto, que a lo mejor sale bien

Mira, Tomás, te voy a ser sincero, lo de esta tarde lo veo muy mal, pero esto es fútbol, así que a veces lo imposible, sucede. Si pasó ante el Sheriff y ante el Espanyol, también puede pasar hoy. Pero de entrada, si todo va más o menos normal, lo lógico sería que el Madrid ganara y ya os pillarán bien cuando dentro de unos años esta generación haya sacado los colmillos. De momento, sale el Barça a jugar con un grupo de cachorros prometedores.

El partido de esta tarde me retrotae a mis primeros años de aficionado del Barça, esos en los que el Madrid nunca ganaba en el Camp Nou y el Barça hacía lo propio el resto de la temporada. Si te fijas, en los años más gloriosos del Barça, a excepción del 5-0 de Guardiola a Mourinho, nunca el Barça ganó fácil al Madrid como local y los blancos incluso sacaron mejores resultados en Barcelona que en su casa. Vivimos tiempos extraños en esa gran época.

Ahora, revivo sensaciones de antaño. Llega el Madrid como gran favorito por haber goleado al Shakhtar el martes, lo que me tranquiliza por una ridícula cábala por la que considero que el que llega mejor, es el que peor lo pasa. Y el Barça es un equipo dirigido a todos los niveles por el estilo Laporta. Esto se podría resumir como un "tira p'alante que ya iremos resolviendo los problemas a medida que aparezcan". Se ha pasado del libro de ruta milimetrado de Pep Guardiola a salirse de la curva en cada rotonda, pero siempre regresan a la carretera. Sin el parachoques, con un faro colgando, pero siempre vuelven.

Por tanto, lo veo tan complicado, que me aferro a lo loco de este juego. Y siempre fallo.