El Depor resurge desde la base

Ya sé que esta semana los focos están en el Clásico. En el Balón de Oro de Benzema, el récord goleador de Piqué, el eterno fichaje de Mbappe, el nuevo olfato de Vinicius, la renovación de Ansu Fati y, si me apuran, en la de Yeremi Pino. Todo destacable, pero yo me quedó con lo que está pasando en el Deportivo. Este miércoles mucha gente alucinó con los 8.522 espectadores que se reunieron en Riazor para llevar a sus juveniles a una remontada de época. Sin duda, de récord, como destaca la propia UEFA. Pero hay más, mucho más, que apunta a que lo de la Youth League no se trata de una noche de gloria aislada. El fin de semana anterior se citaron en Riazor 14.722 espectadores para un Depor-Sanse de Primera RFEF. Solo cuatro campos de Primera y dos de Segunda superaron esa cifra. Y este domingo cerca de 2.000 deportivistas viajarán a Santander para arropar a los suyos en la visita a El Sardinero. Sin duda, por encima de otras muchas cosas, debería declararse la semana blanquiazul.

El Deportivo, por muchos errores propios y empujones ajenos como el caso Fuenlabrada, está en Segunda B por segunda temporada consecutiva. Un pozo que nadie imaginaba. Pero este agujero negro puede ser una oportunidad para resucitar, para resurgir desde la base. El club coruñés posee algo que no se compra. Tiene un sentimiento blanquiazul fuera de concurso que está demostrando que cuando todos los elementos van a una, es imparable. Este miércoles también hubo una foto importante en Riazor, aunque para muchos parece que ni existió. Después de una década de puñaladas y algo más, cinco presidentes (Couceiro, Lendoiro, Tino, Vidal y Armenteros) compartieron palco. No se abrazaron como hermanos. Posiblemente ni se dieron la mano. Pero ahí estaban todos. Todos juntos.

Y estaban todos allí porque en mayor o menor medida han tenido parte de ‘culpa’ de una hornada de chavales que están disparando la ilusión en A Coruña. Una camada de oro que nacieron casi el mismo día que el Depor firmaba una remontada histórica con aquel 4-0 al Milán de Pirlo, Kaká y Shevchenko. Si tras tumbar el Juvenil a Real Madrid y Barça para proclamarse campeón de España resonaban los nombres de Noel, Trilli y Yeremay a la lista se comienzan a sumar los Barcia, Nájera, Mella o Padín tras una gesta de Champions. Hay cantera, grada y un primer equipo que, con Borja Jiménez al frente, pinta pero que muy bien. Guste o no guste, el Depor ha emprendido el camino de vuelta. Al tiempo.