Que no pare el 2021 'azzurro'

Todo empezó con Eurovisión. El triunfo de los Maneskin abrió una catarata de éxitos, para Italia, inimaginable. Berrettini conquistó la final de Wimbledon, algo nunca conseguido por un italiano, la Nazionale de Mancini ganó la Eurocopa, en los Juegos Olímpicos llegaron 40 medallas (algunas de ellas, inolvidables como las de Jacobs y Tamberi) y en los paralímpicos 69, hubo los éxitos mundiales del ciclismo en ruta, la doble Eurocopa (masculina y femenina) de voleibol, Colbrelli campeón en la París-Roubaix… Nos quejamos de que no se pueda jugar este año también el Mundial de fútbol, porque nos sentiríamos favoritos por decreto.

Toca "contentarse" con la Nations League, que todavía no entendimos bien como competición, pero otorga un trofeo y en 2021, cuando hay de eso, lo queremos. España será un rival durísimo, como siempre, y no creo que Mancini sepa quitarle el balón. Pasará como en julio, con La Roja tocando el esférico, y los azzurri intentando "marcar dos goles con una ocasión", como dijo a AS Cannavaro. Hay que adaptarse al rival, y la Nazionale demostró que sabe hacerlo. La falta de puntería fue el único lunar del equipo, y hoy las bajas de Immobile y Belotti obligarán a ver algo distinto en la delantera. Será otro gran ensayo hacia el Mundial, el verdadero objetivo que tiene en la mente el seleccionador italiano. Qué pena no jugarlo en diciembre...