La magia del Tenis

Pasión por los cuatro costados

Autor: Carlos Coll Martínez
POR
Carlos Coll Martínez Twitter

LA MAGIA DEL TENIS

La meditación influye en tu tenis mucho más de lo que piensas

Ten muy en cuenta los beneficios que puedes obtener en una pista de tenis si meditas regularmente y descubre la mejor manera de entrenar tu mente.

0
novak djokovic australia

Siempre hemos destacado la importancia de la fortaleza mental en el tenis; hasta me atrevería a decir que, en ocasiones, es incluso más determinante que la calidad tenística. Si tienes poca cabeza en una pista de tenis, no te preocupes, porque la mentalidad también se puede entrenar, por ejemplo, a través de la meditación.

Puede parecer una tontería o algo de poca importancia, pero, sin ir más lejos, el propio Novak Djokovic recalcaba este mismo año la importancia de la meditación en su vida. "La meditación es muy importante para mí; es uno de los puntos principales en mi vida diaria, no sólo en mi entrenamiento o en mi carrera deportiva". Asimismo, otros jugadores como Stefanos Tsitsipas, que también se ha abrazado al budismo y la meditación, incluyen de igual manera técnicas y entrenamientos para desbloquear su mente. A continuación, vamos a ver las claves más destacadas de este aspecto tan importante para nuestro tenis.

Beneficios

Cuando trabajamos la faceta mental fuera de pista con regularidad, vamos a ir apreciando paulatinamente una serie de beneficios cuando estemos raqueta en mano.

  • En primer lugar, vamos a ser capaces de mantener la calma en situaciones de estrés o presión, por lo que golpearemos sin precipitarnos y con el brazo más relajado en los momentos clave del partido.
  • El desarrollo de la resiliencia es otra de las ventajas que nos va a aportar la meditación. Así, podremos depurar mucho mejor las emociones negativas que afloran con facilidad cada vez que cometemos un error inesperado o no jugamos al tenis de la manera que esperábamos. De esta manera, tendremos la cabeza despejada para poder buscar alternativas y ser competitivos cuando no tengamos nuestro mejor día.
  • Cuando meditamos regularmente, también vamos a mejorar nuestra capacidad de concentración. Este factor es vital en el tenis, porque nos va a permitir estar completamente metidos en el partido o el entrenamiento durante más tiempo, lo que va a reducir considerablemente nuestro número de errores.

Mindfulness

En los últimos años, el campo de la psicología deportiva ha evolucionado notablemente y, concretamente en tenis, el mindfulness ha sido una herramienta con la que han trabajado diferentes profesionales para mejorar su mentalidad.

Mindfulness es un concepto que significa algo así como concentración completa y, explicado de manera rápida, consiste en volcarnos de lleno en las experiencias que vivimos en nuestra vida cotidiana, puesto que el ritmo frenético al que el mundo se mueve nos impide prestar atención y disfrutar de muchas vivencias que, al final, nos terminamos perdiendo.

Según el portal tennismentalskills.com, si practicamos mindfulness veinte minutos al día, durante seis semanas, vamos a experimentar los siguientes beneficios:

  • Mejor rendimiento tenístico a todos los niveles
  • Mejor concentración
  • Mayor confianza y fortaleza mental
  • Gestión adecuada de la presión, la frustración y la ansiedad
  • Menor autocrítica y mayor capacidad para disfrutar del tenis

Una buena forma para empezar a poner en práctica el mindfulness enfocado en tu tenis consiste en evaluar tus expectativas, establecer un punto en el que concentrarte (la pelota) y crear unas rutinas que puedas automatizar y que te permitan mantener la concentración (recolocar las cuerdas, dar pequeños saltos...).

Consejos básicos

Por último, si no conocías nada sobre la meditación, vamos a ver a continuación unas sencillas recomendaciones que te pueden ayudar a introducirte en este universo:

  • Medita sin expectativas. No pienses que meditar un día va a ser la panacea para todos los problemas de tu vida. La meditación empieza a dar sus frutos cuando se hace regularmente. Simplemente, empieza por descubrirte a ti mismo y conocerte mejor.
  • Elige un lugar para meditar. Ese será tu espacio habitual para desconectar del estrés del día a día, así que trata de incluir en él elementos que te transmitan paz y tranquilidad.
  • Identifica tus sentimientos y emociones. No todos los días vamos a tener el mismo estado de ánimo, así que la meditación puede ayudarnos a reconocer cuáles son nuestros sentimientos y su origen.
  • Controla los movimientos. Trata de no moverte demasiado durante la sesión de meditación y, cuando hayas concluido, vuelve a moverte poco a poco, sin brusquedades.
  • Trata de meditar con regularidad. La meditación funciona realmente cuando hay una continuidad. Por eso, incluso si un día no te apetece demasiado, haz un pequeño esfuerzo y dedícate un rato. A la larga, lo agradecerás.