Lo que hay son dos balas y Trigueros

Parece que no hay mejor día para el Madrid de enfrentarse al Villarreal. Sin Gerard, lesionado; con su jugador más en forma, Yeremy, tocado; y a las puertas de Old Trafford, con lo que ello afecta a lo del Bernabéu. Pero que nadie se equivoque: la plantilla de Emery es de Champions. Roig no ha convencido a Pau y persuadido a Foyth para hacer lo que se pueda. Y su perfil de fichajes son de los que hacen daño en Chamartín. Danjuma y Dia, menos conocidos para el personal, son dos balas que encaran, muerden, castigan las espaldas y gritan gol. Justo lo que le faltaba al Submarino y ha encontrado a la espera de que Chukwueze recupere la bandera del descaro.

Conociendo a Emery, no hay más partido que éste. Así que, si la media de Ancelotti presume de salud, será buen momento para medir fuerzas. Parejo ha vuelto como si no hubiera estado un mes parado. Capoue se está destapando como todocampista, que sabe guardar la posición, dar una salida de balón bastante digna e intimidar en la estrategia. Y Trigueros. Qué decir de Trigueros. Siempre que lo veo pienso que el ejemplar perfil que se ha labrado le restó vuelo, fama e internacionalidades: profesor, alérgico a dar notas discordantes, bien peinado y sin que sepamos quién le representa... Un Trigueros con cresta, rajadas y tatuajes igual sería hoy portada en la previa retando a Modric, Camavinga o a cualquier otra bestia de las que tendrá enfrente. Es lo que hay. Así que conviene vigilarlo.