Falcao remata el plan maestro de Iraola

El zarpazo del Tigre destrozó a los leones. Falcao no hizo más que agigantar su leyenda como una de las bestias negras del Athletic. Vistiendo la camiseta del Atlético ya le hizo siete goles —cinco de ellos con Iraola sobre el campo— y con la Franja suma uno más. Bebé le vio y el delantero voló para cabecear y cazar tres valiosos puntos de La Catedral. Si contra el Getafe sólo tardó diez minutos en marcar, en San Mamés lo hizo en veinte y la última jugada de la contienda. Un pellizco más de épica para un Rayo que ilusiona tanto como su nueva estrella. Falcao prometía goles y lo está cumpliendo, dos en dos partidos. No se pone límites para marcar ni para soñar.

Porque la Franja invita a hacerlo. Iraola asaltó su antigua casa tirando de todos y cada uno de los principios de su ideario. Su equipo mostró presión, verticalidad, definición… Y también supo sufrir y manejar los tiempos cuando la lluvia caía y las piernas empezaban a pesar. Ahí se hizo con el balón y meció el duelo. Con el técnico de Usúrbil nada queda al azar. Tenía su plan perfectamente urdido. La entrada de Óscar, Nteka, Falcao, Bebé y Rodrigues era la traca final e hizo explosión en el instante preciso. Iraola se marcha de San Mamés con un triunfo simbólico. Se ha doctorado en su hogar del ayer y quién sabe si del mañana. Ríe siempre que se le pregunta y eso es cada vez que da una entrevista. Ese hombre tranquilo fue el arquitecto del ascenso y quiere serlo de la salvación, aunque hoy duerme en Champions...