Dejemos a Bale a su aire...

Los astros se han ido alineando en este arranque de la pretemporada para que sea Bale quien dispare primero. Hazard fuera de combate, Vinicius aún no ha llegado porque jugó la Copa América y Asensio se emplea todavía en los Juegos. Y, para cuadrar el círculo, el positivo de Odriozola y la situación delicada de Carvajal obligan a que Lucas Vázquez juegue de lateral. Bale será titular en el arranque del día 14 en Mendizorroza... Será responsabilidad suya mantener esa inercia positiva.

Para Ancelotti fue muy tranquilizador saber que Bale rechazaba a ir a la MLS para terminar su contrato en el Madrid. A estas alturas ya nada sorprende del comportamiento de Bale en el vestuario del Madrid. Nadie mejor que él conoce su cuerpo y hay que dejarle tranquilo. Y eso incluye permitirle realizar menos trabajo que el resto y mucho más específico. No hay más que mirar su cuerpo para entender que el galés es un atleta de primer nivel y que como tal cuida su físico. Pensar que está a otra cosa porque ame el golf es un error tremendo, aunque sea muy fácil atacarle por ahí...

Cuando llegue la hora de la verdad y Ancelotti vuelva la cabeza para mirar las piezas de las que dispone, Bale será el elegido. Lo será en un Clásico, en un derbi, en unos cuartos de la Champions... Siempre que esté en plenas condiciones y por mucho que se haya tenido que dosificar en algunos momentos de la temporada. Porque Bale es, sin duda, el jugador con más gol de esta plantilla.