La ruta del Oro

Esta España me recuerda a la de la Eurocopa. De hecho, mantiene en el once titular a seis de aquellos jugadores que nos recuperaron la ilusión y la fe en la Roja después de tantos años de frustraciones. El equipo de Luis de la Fuente mantiene vivo su espíritu olímpico aprendiendo a sufrir, como se demostró en esa recta final contra los argentinos. Pero esta España tiene muchos recursos futbolísticos y es dueña del juego, aunque le falta un asesino en el área que traduzca en goles su perfecto dominio del gol. Si Oyarzabal o Dani Olmo tuvieran el instinto killer de Lewandowski o Cristiano hablaríamos de dos jugadores de talla mundial. Son buenísimos y lo volvieron a demostrar ante la albiceleste, pero cuanto les tocó matar con la espada fallaron ocasiones.

En cualquier caso, el gol del capitán Merino terminó siendo determinante tras una buena jugada de Asensio y Dani Olmo. Este equipo, dentro de la juventud de la cita olímpica, tiene también veteranos que saben templar en el momento adecuado y si sumamos la experiencia a que saben jugar un fútbol de forma exitosa, no hace falta que les diga que la ruta hacia el oro sigue estando despejada y llena de optimismo. El sábado nos espera Costa de Marfil, poderosa potencia africana, con la no han podido ni alemanes ni brasileños. Nada de confianzas. Pero permítanme ser optimista y sacar pecho. Somos el único equipo europeo que sigue vivo en Tokio y seguro que esta España sabrá dignificar el orgullo futbolístico del viejo continente.