"Tendremos que dejar salir a alguno de los buenos"

"¿Marcos André, Fabián Orellana, Roque Mesa, Lucas Olaza, Shon Weissman...? Muchos de nuestros futbolistas están muy por encima de esta categoría y, lamentablemente, tendremos que dejar salir a alguno de los buenos para encajar el coste de la plantilla en el nuevo límite que LaLiga nos va dar (que va ser casi tres veces menor de lo que teníamos en Primera División el año pasado); sin destruir la esencia del grupo, obviamente". Esto fue lo que me comentó un alto cargo del Real Valladolid en el partido amistoso del otro día frente al Atlético Tordesillas. Muchos aficionados del Pucela no quieren que se vaya ninguno de estos futbolistas que mencioné anteriormente; otros hacen sus propias quinielas decidiendo quién debe quedarse y quién debe salir del club este verano.

Aunque nos duela, todos sabemos que eso acabará pasando, ningún equipo pagará las cláusulas de rescisión que tienen algunos futbolistas, porque en este mercado después del COVID no hay dinero y habrá que llegar acuerdos satisfactorios para todas las partes. Dura labor la que tiene por delante el nuevo director deportivo, Fran Sánchez, hasta el cierre del mercado el 31 de Agosto a las 00:00. No es porque el Real Valladolid no quiera o no pueda permitirse económicamente tener a todos los futbolistas que quiere la afición, y que lógicamente marcarían las diferencias en Segunda División, es porque La Liga no lo permite. En el fútbol actual, excepto el PSG y el Manchester City, que fichan todo lo que quieren y parece que el fair play financiero no va con ellos, los demás tienen que respetar las reglas.

Por otro lado, tuve la fortuna de poder ver en primera persona el amistoso entre el Real Valladolid y el Atlético Tordesillas. En primer lugar, agradezco cómo se portaron el club y su presidente, Óscar Serrano, con prensa y con la muchísima afición del Pucela que se desplazó para ver el encuentro. La gente tiene muchas ganas de ver fútbol en directo y el de Las Salinas estaba hasta arriba en pleno mes de kulio.

Esta primera prueba sirvió para ver las ganas que tienen los futbolistas del Real Valladolid de agradar al nuevo técnico, Pacheta. Siempre enchufado al voltaje más alto, parece que el Pucela quiere ascender ya a Primera desde los partidos amistosos. La disciplina y la intensidad no son negociables con el nuevo entrenador, cada vez que el equipo perdía el balón, Pacheta gritaba a sus futbolistas pidiendo trabajo, que, en su jerga, significa matarse por recuperar el balón lo más rápido posible.

El técnico burgalés presentó dos onces muy competitivos en ambas partes, y es que el Real Valladolid tiene un auténtico plantillón, a pesar de contar con algunas bajas de jugadores importantes para este partido. Me gustó mucho el desempeño, el hambre de gol, las ganas y lo en serio que se tomaron el partido Weissman, Lucas Olaza, Álvaro Aguado... No tanto me gustó el rendimiento de otros futbolistas como El Yamiq, Sergi Guardiola o Roque Mesa, pero, es una primera toma de contacto y lo importante es que estos partidos de preparación sirvan para que el Real Valladolid llegue a la primera jornada de la competición frente a Las Palmas como aviones.