Ancelotti es muy top, no sólo el entrenador de la Décima

Carlo Ancelotti es aire fresco en mitad de la tormenta. Tras un año sin títulos (un pecado mortal en el diccionario de un buen madridista) y la marcha del capitanísimo Sergio Ramos, cada día que pasa uno valora como merece la suerte de tener a Ancelotti como maestro de escuela en esta etapa de transición y a la espera de la llegada de tiempos mejores. Carletto conoce la casa como la palma de su mano y entiende el contexto histórico en el que regresa al Mejor Club del Siglo XX. Ancelotti no es un técnico que mira para otro lado cuando las cosas van mal dadas. La gente no lo conoce bien. Lo que no le guste, lo dirá. Es un perfeccionista y ha vuelto para superar y engrandecer el capítulo 1 de su obra. Y eso que mejorar la irrepetible Décima es molto difficile.

Hoy arranca un periodo que debe ser el del regreso a ese esplendor en la hierba vivido entre 2013 y 2015. Con el italiano, el Madrid jugó al ataque sin titubeos, fue una fiesta del gol y armonizó el ADN del Bernabéu con las cualidades de sus jugadores. Ancelotti no es un regreso al glorioso pasado, es un salto de calidad para apuntalar un futuro mejor. Además, la rápida eliminación de los ocho madridistas que había en la Eurocopa permitirá que pueda empezar el curso, el 15 de agosto, con casi todos. Sólo falta la guinda de Mbappé para la felicità plena. Bravo Carlo!