Laporte no sufrirá La Marsellesa

Esperan los cuartos en San Petersburgo, maravillosa ciudad de la que nos queda un infausto recuerdo por la eliminación prematura en el Mundial de Rusia. Lo peor no fue perder, fue perder con Iniesta de suplente. Pero eso pasó. Lo que viene es Suiza, para alivio de Laporte. El hispano-francés se veía, como todos, en el trance de tener que jugar contra su país, del que nunca renegó. Abjuró de Deschamps, pero no de La Marsellesa. España va a necesitar en lo que queda de Campeonato de una defensa sólida, infalible. Laporte debe ser un puntal. Y no verse en el trance de tener que jugar contra los 'bleus' es sin duda una gran noticia para él y para todos. Estas cosas de la patria y el corazón son cosas de la piel, y gestionar las emociones nunca es fácil. España se libra de Francia y Laporte de La Marsellesa. Mejor para todos.

El partido de cuartos hay que madurarlo desde atrás. Salvo que seas Sergio Ramos, es bueno desconfiar de los defensas goleadores. Un defensa que mete muchos goles es porque facilita que el rival meta los suyos. No es el caso de Azpilicueta. El de Copenhague fue el primer gol del navarro con la Selección, nueve años después de su debut. Pero eso no es lo que necesitamos de Azpi, aunque se lo agradecemos. Ahora le pedimos que sea el zaguero que se destapó en Osasuna, el líder que es en el Chelsea. Azpilicueta fue el jugador más importante en Dinamarca, en un partido de infarto. El fue quien tiró del equipo, quien lo sostuvo cuando la cosa se puso peor. Le pedimos que haga lo mismo en Rusia, allá donde Hierro no puso a Iniesta.