El astro de Zenica puso en apuros al Atlético

Osasuna anunciaba la cesión por parte del Mallorca de Budimir, cuando faltaban unos minutos para que expirase el mercado de fichajes. El fichaje del bosnio a contrarreloj mereció la pena. El de Zenica está haciendo un final de temporada espectacular. Suma ya 11 tantos, siete de ellos de cabeza, lo que le convierten en el máximo goleador de LaLiga en goles anotados con la testa, y lleva tres partidos seguidos marcando. Está de dulce.

En el 75' hizo tambalear el Wanda, al marcar, como no de cabeza, tras un pase de Rubén García. No fue un paseo el partido de Budimir en el Wanda. Pese a la tranquilidad que le caracteriza, su pique con Savic fue evidente y, probablemente lo que llevó a Arrasate a cambiarlo nada más marcar. No hay que olvidar la actuación de Herrera. Con buenas intervenciones, evitó más de un gol.