La Liga y el Panda de Carrasco

Yannick Ferreira Carrasco llegó al Atleti con aires de crack. En su primera etapa iba a lo suyo y era muy chupón. Entonces Gabi le tuvo que enganchar de la pechera para decirle que había que jugar en equipo. Su paso por China le sirvió para comprender que era algo más que un freestyler. A China se marchó un chaval caprichoso y regresó un Carrasco hombre. Se fue gratis y hubo que pagar por su regreso, pero la inversión no pudo ser mejor porque Carrasco ha sido decisivo para que el Atleti sea el gran favorito para ganar una Liga que acaricia ya con la punta de los dedos. Una Liga que es muy difícil que se le escape si juega como este miércoles.

Una de las imágenes del temporal de nieve Filomena fue la llegada de Carrasco a un entrenamiento conduciendo un Panda de un vecino preparado para la nieve.

Venía acompañado de Vrsaljko y Lemar. "Tienes menos detalles que un Seat Panda", se decía cuando ese coche modesto poblaba las calles de Madrid. El Panda de Carrasco es eficaz. Y el Atleti es como un Panda. Y ante la Real Sociedad fue un Atleti ambicioso. Fue un Atleti con hambre de títulos. Fue el Atleti de la primera vuelta, presionando al rival. Fue un Atleti jugando en campo contrario. Fue un Atleti que cuando marcó el primero no se echó para atrás a gerenciar la ventaja mínima. Al revés, fue a por el segundo y mantuvo su presión en bloque alto. Fue un Atleti que jugó para ganar. Fue un Atleti campeón.