La magia del Tenis

Pasión por los cuatro costados

Autor: Carlos Coll Martínez
POR
Carlos Coll Martínez Twitter

LA MAGIA DEL TENIS

La importancia de jugar al tenis con bolas nuevas

Descubre todas las ventajas de saltar a una pista de tenis y practicar tu deporte favorito con pelotas recientes que no presenten mucho desgaste.

pelota nueva de tenis

Cuando jugamos al tenis, el material más perecedero que usamos es, sin duda, la pelota. Si tenemos un nivel avanzado y, además, jugamos en pista rápida, vamos a ver cómo desaparece con bastante prontitud el logotipo de la marca del fieltro de la bola.

El problema es que, cuando una bola va perdiendo sus propiedades, se va volviendo más lenta y más difícil de liftar. Por eso, cuando jugamos con bolas muy desgastadas, vamos a intentar compensar esa pérdida de velocidad golpeando más fuerte de lo que acostumbramos y ello puede provocarnos lesiones. A continuación, vamos a ver los motivos por los que debemos jugar siempre con bolas en buen estado.

Bolas nuevas sí o sí

Independientemente del nivel que tengamos, jugar con bolas nuevas es indispensable. Quien dice bolas nuevas, dice bolas en buenas condiciones; es raro que a nivel amateur, estrenemos pelotas en cada partido o entrenamiento, pero tampoco debemos apurarlas. Lo recomendable sería abrir un bote nuevo para jugar partidos y, después, si no hemos desgastado esas bolas en exceso, utilizarlas para entrenar.

Pérdida de fieltro

Una de las principales razones por la que solemos desechar una pelota de tenis es por la pérdida de presión. No obstante, la pérdida de fieltro es otro motivo por el que las bolas pueden quedar inservibles. En pista dura, como antes decíamos, las bolas pierden pelo mucho más rápido que en tierra batida o en pista de hierba, por lo que la cantidad de fieltro de una pelota dependerá de la superficie para la que esté diseñada. Cuando una pelota pierde mucho fieltro, se vuelve mucho más difícil de controlar, sobre todo si mantiene todavía una buena presión.

Ventajas

Cuando juegas con bolas nuevas, vas a notar un nivel óptimo de velocidad y precisión en tus golpes. En la faceta que mayor ventaja vas a tener cuando juegues con pelotas recientes es en el servicio; resulta mucho más sencillo sacar con fuerza o generando efectos cuando están en buen estado. Conforme la pelota va deteriorándose, va acumulando polvo, suciedad e, incluso, sudor; esto hace que el golpeo no sea igual de limpio que con una pelota nueva.

Desgaste rápido

Las bolas de tenis no están pensadas para que duren demasiado, porque es difícil diseñar un producto de este tipo que sea duradero y que te transmita unas sensaciones óptimas en el juego. Es inevitable que unas pelotas que no están en un recipiente presurizado pierdan su nivel adecuado de presión. Además, el fieltro es un material delicado que necesitamos para que la pelota agarre bien en cada golpe y tengamos esa sensación de control que una pelota sin pelo no nos proporciona.