El Barça no compite en fichajes

Aunque seguramente Florentino y Laporta guardarán las distancias en Valdebebas y evitarán contarse cualquier secreto respecto al mercado de fichajes, los dos saben que la posición del Madrid es mucho mejor que la de los azulgranas. Que Mino Raiola pasease al padre de Haaland por Barcelona no creó ni el más mínimo temor en el Bernabéu, porque si el fichaje del noruego ya es complicadísimo para los blancos con los 90 millones de pérdidas presupuestadas, más lo será con los 350 que se dice podría perder el Barça. Laporta puede llevarse muy bien con este o aquel representante, pero el mejor amigo de los agentes es el dinero y es al único al que guardan una fidelidad absoluta. Aquí no valen pancartas publicitarias ni eslóganes rimbombantes, vale la tela.

El Madrid tampoco va sobrado, ni mucho menos, pero en general sus tensiones de tesorería son menos acuciantes que las de los culés y su margen de maniobra sería algo más amplio en el caso de que se le presentara una oportunidad clara de fichar un galáctico en junio. Podríamos decir que el Barça está atado de pies y manos por las deudas y ni siquiera le dejarían entrar en la fiesta de los fichajes. El Madrid sí tendría acceso en la puerta del baile, pero otra cosa es que pueda convencer a alguna de las grandes estrellas para bailar.