'Satrus', un ejemplo para el 'Txipiron' sueco

La imagen de Jesús Mari Satrústegi celebrando uno de sus 162 goles con la zamarra txuri-urdin saltando, gritando y con el puño derecho levantado es ya una imagen icónica de la historia de la Real Sociedad. Es imposible no emocionarse cada vez que tienes oportunidad de verla. Nos retrotrae a esa época gloriosa en que nuestro equipo era capaz de mirar a la cara a clubes como Real Madrid y Barcelona, y ganarles partidos... ¡Y hasta títulos! 40 años después, tenemos la inmensa fortuna de decir que esta Real de Imanol sigue siendo uno de esos equipos que forman parte de la resistencia de nuestro fútbol. Y dispone hasta de un delantero cuyas celebraciones puede llegar a convertirse en icónicas. Lo tiene todo el 'Txipiron' sueco Isak, como le llamamos algunos en referencia al malogrado Atkinson, para convertirse en otro delantero de leyenda en la Real, siguiendo los pasos de otros míticos como Kovacevic, Aldridge, Kodro, Nihat, Vela, Griezmann, Agirretxe... y sí, el gran Satrus.

Debería coger ejemplo Isak de cómo celebraba Satrus sus goles, no por la forma, sino por el espíritu que transmitía, porque traspasaba los límites del terreno de jugaba y se impregnaba en la grada de Atotxa. Y tengo la sensación de que con el juego del Txipiron sueco pasa algo parecido. Transmite por su entrega, su capacidad para correr todo lo que puede, llevarse balones divididos imposibles, y por supuesto... por sus goles, claro. Al final es lo que cuenta.