La visita del Elche pondrá nota a la primera vuelta

El partido ante el Elche es más que importante, importantísimo. La victoria dejaría al Real Valladolid con 21 puntos, en la media de lo necesario para lograr la permanencia y con el descenso a cierta distancia. El Elche es un rival directo y de no puntuar en Zorrilla tendrá bastantes papeletas para terminar la primera vuelta con los 16 puntos que tiene, dado que le falta visitar al Barcelona y al Sevilla. También será importante ver que puede rascar o no Osasuna en Valencia. El mejor escenario dejaría a los de Sergio con cinco puntos de ventaja con respecto al descenso y la puntuación necesaria para salvarse al final, con este ritmo, en 33 puntos. Pero puede darse un escenario opuesto, diferente y peor para el Valladolid. Si gana el Elche en Zorrilla y Osasuna en Valencia, los pucelanos terminarían la primera vuelta en descenso y la cifra de puntos para salvarse se iría a los 37 puntos. La diferencia es notable entre un desenlace y otro. Se antoja fundamental ganar al Elche y marcar esas distancias. Es ganar, sumar tres puntos y dejar herido a un rival directo. Partido para ganar y no fallar.

El Valladolid desperdició la oportunidad de sumar ante el Valencia. Solo ha ganado dos partidos en casa esta temporada. Sería dar un enorme paso atrás dejarse puntos mañana en Zorrilla. Pero no será fácil sacar el partido adelante. El Elche cayó en Copa ante el Rayo con su segunda unidad. Tiene bajas, muchas menos que el Valladolid, pero ha dejado descansar a sus titulares demostrando la importancia que le da también al partido de mañana.

Y para Sergio el partido llega en el peor momento. La cantidad de bajas acumuladas es enorme y los futbolistas van cayendo de manera vertiginosa, hasta el punto de que sean cinco los jugadores del filial convocados para este choque. No recuerdo una escabechina como esta desde hace muchísimo tiempo. El centro de la defensa y la delantera dejan al equipo en cuadro. La primera duda es ver quién acompaña a Joaquín en el centro de la zaga. Apuesto por Alcaraz para que Luis Pérez no tenga que dejar solo a Hervías como lateral derecho. Arriba no hay dudas: sin Marcos André y Guardiola, solo queda Weissman. Partido, pues, para salir con el cuchillo entre los dientes y estar preparados para sufrir, pero que hay que tratar de ganar, que no conviene empatar y que bajo ningún concepto puede perder.