El Real Valladolid pasa a octavos de final, pero...

Lo más importante: el Real Valladolid estará en el bombo para jugar los octavos de final, estará a un paso de meterse en cuartos y poder ilusionar a su afición, pero el partido en Ibiza, ante el Peña Deportiva, deja muchas dudas, muchos interrogantes, bastantes cuestiones negativas y muy pocas positivas. Por empezar por el final, Roque Mesa es un jugador diferencial, varió el rumbo del partido, cogió el timón de mando y llevó a la victoria, necesaria y obligada, a un equipo blanquivioleta con pocos puntos más que destacar positivamente, salvo quizás el trabajo aseado de Luis Pérez como central.

En el lado contrario muchos detalles. Porque los pucelanos, bajas a parte, hicieron una primera parte lamentable que desnudó una vez más a algunos jugadores. Incomprensible el gol recibido con una falta de actitud no propia de jugadores del Real Valladolid, una pasividad absoluta, rondando casi la falta de respeto al rival. Preocupa, y mucho, que ni siquiera ante un aguerrido, pero humilde equipo de Segunda B, Orellana tampoco se encontró, Míchel no fue líder y no lució ni Toni Villa, ni muchos otros compañeros. Y es que la primera parte dejó señales preocupantes. Se puede perder al descanso, pero no dar la imagen que dio el equipo en la primera parte. Y eso incluye a todo el club desde los jugadores al presidente, en la grada, pasando por el banquillo.

Copa del Rey Peña Deportiva vs. Real ValladolidSANTA EULALIA (IBIZA), 16/01/2021.- El presidente del Real Valladolid Ronaldo Nazario (c), a su llegada este sábado a la localidad ibicenca de Santa Eulalia para presenciar el partido de dieciseisavos de final de la Copa del Rey que el Peña Deportiva, equipo local, disputa hoy ante el Real Valladolid. EFE/Sergio G. Cañizares

La entrada de Roque Mesa fue un soplo de aire fresco en la anarquía y la falta de fútbol en los blanquivioletas. Como no era difícil, el equipo pucelano mejoró y empató de penalti, pero no le dio para evitar una prórroga pesadísima y que puede pasar factura de cara al partido del martes ante el Elche. Weissman marcó, pero le anularon, injustamente, el tanto en un justo castigo a la dejadez de la primera parte del equipo. Ya en la prórroga, entre el cansancio local y que se quedó con uno menos, los vallisoletanos, por fin, se impusieron, no sin sufrir, antes, un nuevo revés. Javi Sánchez no llevaba cinco minutos en el campo y se volvió a lesionar. Preocupa sus insistentes parones por diversas lesiones.

El Real Valladolid hizo lo que debía, pasar, pero vuelve a generar dudas, sobre todo, por el rendimiento de jugadores que, en principio, deberían ser titulares. Preocupa también la situación de los centrales, con cuatro de los cinco de baja, dando por sentado la lesión de Javi Sánchez, y con un Bruno, el único sano, que también tuvo molestias, y que no puede jugar el martes por sanción. Mal momento para que llegue esta epidemia de lesiones, sanciones o contagiados.