Derrota del Madrid en penaltis desde el Clásico: ¡7-0!

Ya dice el refrán español que “el que no llora, no mama”. En el Clásico del 24 de octubre en el Camp Nou, el árbitro pitó un penalti de Lenglet a Ramos. Agarrón dentro del área. El Madrid ganó cómodamente (1-3). Pero Koeman se refugió en la acción para eludir sus errores de pizarra: “¿Por qué el VAR se utiliza solo en contra del Barça?”. El mensaje caló hondo. Tanto, que desde entonces el equipo de Zidane ha jugado 13 partidos con un balance demoledor: ¡0 penaltis a favor y 7 en contra! Yo no creo que los niños vengan de París, así que tampoco me van a convencer de que esto es simple casualidad.

¿Un equipo que juega habitualmente al ataque como el Madrid no ha sido objeto de una sola pena máxima y ha sido tan torpe atrás que los suyos han hecho siete penaltis? Tres fueron en Valencia: el primero era falta de Maxi Gómez a Marcelo y el tercero venía precedido de una mano de Yunus. Nos pitaron otro en Valdebebas con el Alavés, el mismo día que las cámaras del VAR no pillaron el agarrón de pelo de Laguardia a Marcelo (¡otra casualidad!). Otro en Elche. Y otro en Málaga, que para Iturralde no era. A Casemiro se lo hacen en Pamplona y tampoco se ve en la tele. Ni la posible mano de Núñez en La Rosaleda. Koeman, qué listo fuiste.