Sainz deja McLaren más arriba

La temporada más extraña de la Fórmula 1 echa el cierre en Abu Dhabi después de 17 carreras concentradas en cinco meses que han coronado a Lewis Hamilton por séptima vez. No tuvo competencia, ni interna desde el otro Mercedes de Valtteri Bottas, ni externa por mucho empeño que le puso Max Verstappen, que arrancará hoy en la pole. Desde la sexta plaza partirá Carlos Sainz, en su última carrera con McLaren antes de ponerse al volante de Ferrari. A pesar de su marcha, desde la escudería británica sólo destinan elogios al madrileño, empezando por su director ejecutivo, Zack Brown, que califica su trabajo como "excelente" y "por encima de las expectativas". Sainz heredó el inoperante coche de Fernando Alonso, que sufría para terminar alguna carrera, y lo volvió a subir al podio. En su primera temporada acabó sexto, y primero de los mortales. Y en la segunda, aunque va séptimo, ya ha superado la puntuación del curso anterior, y llegó a pujar por el triunfo en Monza. Ahora aterriza en la mítica Scuderia, que no pasa por su mejor momento, pero mantiene su leyenda.

El adiós de Sainz no será el único en Yas Marina, que reúne otras ilustres salidas, especialmente la de Sebastian Vettel, que cambia Ferrari por Aston Martin después de cinco años de infructuosa persecución del Mundial. "Fallamos. Queríamos ganar títulos y no lo conseguimos", se sincera el alemán, que no pasó del subcampeonato. Igual que sucedió con Alonso o Alain Prost, otros campeones que no lograron coronarse con el Cavallino Rampante. También ocupará otro asiento Daniel Ricciardo, que le deja el Renault a Alonso subido al cajón. Y veremos qué ocurre con Checo Pérez, vencedor hace una semana en Bahréin, que espera abrir la puerta de Red Bull. Será un domingo de despedidas… Y también el anuncio de la temporada 2021, ya con un tal Fernando Alonso.