Regreso a la solidez

Tras unos partidos donde el Real Madrid había sufrido en fase defensiva, sobre todo a la hora de defender las transiciones, tocaba unir filas e intentar encontrar el camino a la solidez que llevó a conseguir el pasado título de Liga. En el Sánchez Pizjuán, los de Zidane realizaron un encuentro muy serio, con una buena primera parte donde se generaron situaciones de gol en la portería sevillista y donde también se contuvo de manera perfecta el ataque de los de Lopetegui, y una segunda, menos brillante, con apenas algún acercamiento peligroso, pero con gran compromiso de todos los futbolistas a la hora de cumplir con las obligaciones sin balón.

El bloque madridista se mantuvo corto y cerrando los pasillos interiores, provocando que las soluciones por parte del Sevilla llegaran en forma de centro lateral, acciones también solventadas con éxito por la defensa madridista.