123 puntos de diferencia con Peter Lim

Valencia y Atlético son los únicos clubes que en el Siglo XXI han arañado Ligas a Real Madrid y Barcelona, que se han repartido 17 de las últimas 20. Dos de ellas se fueron a Mestalla hace ya unos cuantos años (2002 y 2004) y la tercera se celebró en el Vicente Calderón. El Atlético, curiosamente, ganó la Liga el año en el que Peter Lim compró el Valencia (2014), un desembarco que generó cierta inquietud en los despachos que aún estaban a orillas del Manzanares.

Miguel Ángel Gil y Enrique Cerezo se temían que, con la llegada de Lim, las gestiones diferenciales de Jorge Mendes virasen hacia Mestalla y el Valencia pudiera optar así a recuperar el rol de tercero en discordia en España, puesto que le habían arrebatado tras la llegada del Cholo. Pero Lim, para suerte de los dirigentes atléticos (y los del Sevilla, Villarreal...), no ha cumplido con sus expectativas. Sólo se acercó cuando delegó la gestión en Alemany y lo fulminó.

Cuando llegó Lim, el Valencia ocupaba la tercera plaza en la clasificación histórica. En mayo de 2016, el Atlético le quitó también dicho estatus. Con Simeone ha sumado 123 puntos más que Lim con ocho entrenadores. En 2014, a pesar de que venía de ser campeón, la diferencia presupuestaria era sólo de 63M€ a favor del Atlético; hoy son más de 400. El Atlético hace negocio en el Wanda; el Valencia sigue con su esqueleto de hormigón. No es racismo, es gestión.