Cuando vi a Maradona dar 70 toques a una naranja

Conocí a Maradona en el Mundial de México en 1986, junto a Enrique Ortego. Fuimos testigos de cómo el Pelusa se elevó a la categoría de Dios, gracias a un Mundial inolvidable en lo futbolístico y en lo periodístico. Todos recordamos la narración de Víctor Hugo Morales: "¡Barrilete cósmico! ¿De qué planeta viniste para dejar en el camino a tanto inglés, para que el país sea un puño apretado diciendo Argentina?". La final en el estadio Azteca encumbró al genio del fútbol mundial. Nosotros tuvimos la suerte de conocerle en persona, si bien no ofrecía entrevistas, como entraba y salía del hotel cuando quería, hablamos con él muchas veces a través de su hermano.

Ya en 1990 accedió venir a España a Canal+. Fue tremendamente amable y se negó a que le pagásemos el vuelo. Vino en su avión privado y descubrimos un poco más de la faceta personal de Diego Armando Maradona. Dos años más tarde nos concedió la primera entrevista para AS. Una aventura inolvidable para mí porque llamé a la puerta de su habitación, en el hotel donde se alojaba en Sevilla, y... ¡se acordaba de mí! Estaba junto a Claudia Villafañe y me trataron como un hermano. Nos brindó una entrevista sensacional para el periódico y jamás olvidaré la sesión de fotos cuando se puso a dar 70 toques con una naranja. Decía que tenía mucho cariño por la gente de Sevilla, que siempre le trataron fenomenal, y que no quería retirarse del fútbol sin jugar de nuevo en el Bernabéu. Por eso, y pese a que ya jugó allí con el Barça, regresó al fútbol español... El adiós de Maradona me deja conmocionado. Era un genio. Dentro y fuera de la cancha. Con AS se portó espectacular y en mi corazón se queda esa portada del 24 de septiembre de 1992. Acaba de llegar al cielo la estrella que más brilló en el planeta fútbol. Descanse en paz y un sentido pésame para toda su familia.