Kepa y una frustración de dos años

Señalado. Kepa Arrizabalaga (3-10-1994), el chico de Ondarroa, en la ‘muga’ que separa Bizkaia de Gipuzkoa, vive días incómodos en Inglaterra. Los tabloides le crucificaron por su gravísimo error contra el Liverpool, que significó el 0-2 de Mané. Podrían haberlo hecho con Werner por fallar un gol cantado en la primera parte; o con Christensen, por una expulsión que condicionó el partido. Pero la Prensa tiene que elegir un protagonista y este fue Kepa, que pese a su juventud ya lleva en su mochila alguna experiencia traumática en su carrera.

Cambio. Kepa dejó hace un tiempo su relación con Bahía, la agencia que estuvo a punto de cerrar su traspaso al Real Madrid hasta que se topó con el veto de Urrutia y, sobre todo, de Zidane, y que luego lo llevó al Chelsea. Ahora, a Kepa lo representa la empresa de Arturo Canales (AC Talent). Muy unido a su padre, voz muy autorizada en la carrera del jugador, Kepa lleva queriendo regresar a España, si era posible, hace dos años. “Su problema no es el Chelsea, es Inglaterra”, citan algunas fuentes. El cambio de representación respondió, entre otros asuntos, a ese deseo por regresar a LaLiga. Kepa quería ocupar una de las mejores cuatro o cinco porterías del país, pero de momento eso no había sido posible. Eso sí le ha generado cierta frustración.

Carácter. Pese a que se fue, en el Athletic aún ven a Kepa como un tipo sencillo. Hay, sin embargo, quien asegura que los últimos años le han cambiado un carácter que se ha “agrandado”. Otros destacan simplemente su personalidad “independiente”. Kepa está en una situación complicada, no límite. Mucho mejor de lo que estuvo hace unos meses y más estable de lo que la gente piensa. Mentalmente, pero también en la parte física. En la última convocatoria de la Selección, fue el mejor de los tres porteros en los entrenamientos según diversas voces, por más que luego el elegido fuese De Gea. Que Luis Enrique le convocase esta semana sería un refuerzo para el portero, que con 26 años se considera aún en buena posición para superar una frustración de dos años.

Cesión. Aunque, pública y privadamente, Lampard le había transmitido ‘inputs’ positivos durante la semana, Kepa fue suplente ayer contra el West Bromwich Albion, todo un mensaje. La situación le obligará a mover ficha rápido. Los rumores de cesión durante la semana ya se han hecho realidad y ofertas, obviamente, no le van a faltar. Su prioridad coincide con su frustración. Quiere volver a LaLiga.