A Messi no le da la gana disimular

Un día después de que Josep María Bartomeu montara una despedida elegante para Luis Suárez que chirriaba por las formas en las que ha sido despedido el tercer goleador de la historia del Barça y después de intentar disimular con la fórmula de seis millones en variables con el Atlético (no me extraña que a Cerezo el presidente culé le parezca un prodigio), Leo Messi publicó en sus redes sociales otra torta con la mano abierta hacia Bartomeu al que ya había llamado mentiroso en una entrevista que vio medio mundo. Messi ha decidido dejar de aparentar. Y no estoy segura de que esto sea una buena noticia para nadie, incluido el propio jugador.

Una mano tendida a Koeman y media sonrisa en un amistoso fueron señales suficientes para los super optimistas y los propagandistas para argumentar que Leo había hecho borrón y cuenta nueva. Todo había sido un desgraciado malentendido sin importancia que ya estaba solventado. El astro se había dado cuenta de que como en el Barça, en ningún sitio. Y no. El mensaje de Messi escrito por él mismo (el “me cayó la ficha” le delata, así como algunas faltas de ortografía) con el demoledor “a esta altura no me extraña nada” demuestra que ni está contento, ni se le ha pasado el cabreo, ni está dispuesto a disimular.

El asunto está en que sigue siendo el capitán del Barça. Y si se ha quedado porque no pudo irse, lo mínimo para un mito que sigue jurando su amor eterno por el club que le ha dado todo, es no desprestigiarlo. Ya está en marcha la moción de censura y a partir del lunes validarán las firmas, ya hay además unas elecciones previstas para marzo. Y su arranque de sinceridad es porque echan a su amigote. Que a la quema encima se sume Neymar que se marchó porque le dio la gana dejándole a él, a Suárez, a Piqué (“se queda” ¿recuerdan?) con el culo al aire, es de traca. Porque al final, se puede confundir que la gestión de Bartomeu haya sido un desastre con que Messi maneje el Barça como si fuera su cortijo siendo él el capataz. Y quizás, quién sabe, los dos supuestos sean ciertos.