Jovic no espabilará sin jugar

Que Zidane escogiera a dos chicos del filial (Marvin y Arribas) antes que a Jovic para intentar ganar el partido ante la Real supone, además de una sorpresa, un cambio en la cabeza del entrenador. "Jovic es el futuro, es muy bueno y marcará muchos goles en el Madrid", decía el pasado mes de enero el francés, defendiendo que el jugador estaba en un obligado proceso de adaptación pero que no había dudas sobre su capacidad. En aquella Supercopa, con Benzema lesionado, fue titular, pero desde entonces Zizou lo utilizó de manera residual: una titularidad en Liga y el resto apenas minutos testimoniales.

Por el camino el chico ha estado lesionado y perdido mentalmente, y es cierto que no ha demostrado nada. Pero el caso es que el inicio de temporada le ha devuelto al purgatorio viendo como el técnico le ningunea pasando por delante a dos chavales. La sorprendente decisión deja en mal lugar al serbio, que empieza a verse incompatible con su entrenador, pero también al club, que desembolsó una millonada por un delantero al que hoy, con un mercado reducido por la pandemia, es muy difícil colocar bien. Cuando fichó, Zidane le convenció en una conversación telefónica. Ahora la única manera de hacerlo es dándole minutos; si no, no espabilará y habrá que buscarle una salida. En dos partidos, la solución.