Zidane finiquita a Bale

El pasado 24 de junio Zinedine Zidane decidió dar una nueva oportunidad a Gareth Bale y lo puso de titular ante el Mallorca; a los 70 minutos de partido decidió que había sido la última vez que alineaba al galés. Ese día terminó la carrera de Bale en el Madrid, en un partido en el que entró poco en juego y se mostró apático y desganado. Zizou, al que no se puede acusar de no intentar recuperar al jugador, ya no iba a aguantar más ruedas de Prensa sacando la cara y llegando a enfrentarse a algún periodista para defender el rendimiento o las actitudes del galés sobre el césped.

El vacío al que lo sometió el técnico en los partidos que restaban de temporada mostró a Bale un panorama muy negro por delante y le hizo dudar de su zona de confort golfera, porque sólo jugando al golf no se llega a disputar una Eurocopa. El club, que esperaba tener alguna oferta seria por el galés, ha tenido que conformarse con ahorrar parte de la ficha, porque el Expreso de Cardiff hace tiempo que descarriló en su intento de ser una estrella mundial en el Real Madrid. Se le recordará, pero no se le echará de menos; sobre todo Zidane, que ha sido su ejecutor final.