Zidane, debes rectificar con nuestro Vinicius

El 5 de febrero de 1984 debutó en Cádiz (¡bienvenidos de nuevo a Primera!) un rubio pecoso llamado Emilio Butragueño. Metió dos goles y desde ahí alimentó su leyenda con un idilio con el madridismo que duró hasta su marcha a México, once años después. El Buitre tenía 20 años. Los mismos que tiene ahora Vinicius. Una edad en la que el talento está desatado y necesita proteínas (minutos) para macerarse y asentarse para convertirse definitivamente en un jugados de elite. Vinicius lo tiene todo para triunfar en el Madrid. Descaro, un uno contra uno diabólico, maniobras de genio, personalidad, carisma y hambre. Su obsesión es enamorar al Bernabéu. Pero Zidane no le está dando bola y poco a poco nos lo está arrancando de la escena. Su imagen en las gradas del Etihad, triste y resignado al no gozar de un solo minuto, rasgó el corazón blanco de muchos madridistas. No es justo.

Hazard no ha hecho nada para adquirir la condición de intocable para Zidane. Hasta el ínclito Jovic lleva el doble de goles que el belga... Hazard aterrizó aquí pasado de peso y nunca terminó de coger la forma, lesiones aparte. Vinicius fue el que hace un año se puso el equipo a la espalda cuando Solari navegaba entre aguas turbulentas. El chaval siempre se cuidó para estar en perfecto estado de revista. Zizou, debes rectificar con ‘Vini’.