Lo que hay que perder o ganar

El Real Madrid que cayó hace cinco meses con el Manchester City carecía de algo muy importante que sí tiene ahora, convicción y seguridad. Aquel equipo dubitativo, que tuvo un horrible febrero, mutó en el confinamiento y volvió más competitivo y fuerte. La racha de victorias para ganar la Liga, sostenida más en la resistencia que en la brillantez, ha devuelto la autoestima al grupo y la confianza a varios de sus jugadores básicos, como Luka Modric o Toni Kroos. La cara de incredulidad de Guardiola, sorprendido por la no participación del alemán en la ida, no se volverá a repetir. La reactivación de los centrocampistas veteranos ha dado solidez al equipo y le ha posibilitado aguantar los momentos difíciles de los partidos para luego aprovechar la mínima oportunidad a su favor. No como en la ida, cuando el Madrid se puso por delante en el marcador y fue incapaz de manejar la situación hasta salir con la eliminatoria viva de milagro. Aquella media hora final de descontrol ahora no debería pasar, teniendo en cuenta además que actualmente el equipo cuenta con recursos que no tenía entonces, Hazard y Asensio, que van a dar a Zidane más posibilidades de acertar en las sustituciones. Los blancos no tienen el potencial ofensivo del City, pero tienen mucho que mostrar y poco que perder. Europa espera ver si la mejoría es real.