Un capitán y dieciséis titulares

Antes, los equipos de fútbol tenían una alineación titular y si conseguían algún éxito grande esa alineación se recordaría siempre. Tengo en mi memoria algunas del Real Madrid y también de la Selección. En estos días, en el Madrid hay rotaciones constantes y en cada jornada el once que salta al campo es distinto. Tiene dieciséis titulares, cualquiera de ellos puede estar en el césped al inicio de cada partido. Pero hay seis que, salvo lesión o sanción, están siempre. Son fijos Courtois, Carvajal, Varane, Ramos, Casemiro y Benzema. Los otros diez titulares son Marcelo, Mendy, Valverde, Kroos, Modric, Isco, Hazard, Vinicius, Rodrygo y Asensio. Y algunos más en lista de espera.

Tener dieciséis jugadores que pueden ser titulares es un lujo, es contar con una plantilla larga y de calidad. Y entre todos ellos el capitán, Sergio Ramos, el mejor defensa central del mundo, uno de los mejores cabeceadores, un defensa que puede salir con el balón jugado, a la contra con velocidad, o pasándolo a cuarenta metros al compañero desmarcado, y quitar las telarañas de la escuadra en un libre directo, además de ser un especialista tirando penaltis (lleva veintidós lanzamientos seguidos convertidos en gol). Y a todas estas virtudes futbolísticas hay que sumarle la más importante, su presencia en el campo incrementa la confianza de sus compañeros y la desconfianza de los adversarios. El de Camas es el líder que tira del equipo en los peores momentos, da ejemplo no rindiéndose nunca e inculca a todo el equipo el espíritu de lucha y el afán de victoria que se debe sentir vistiendo esa camiseta blanca. Pasará al Olimpo de las leyendas blancas.

Comenté en esta esquina que de los once partidos que restaban en esta segunda parte de la Liga, los madridistas habíamos señalado cinco del Barça: las salidas a Sevilla, Vigo y Villarreal y las dos citas en casa con los rojiblancos de Bilbao y de Madrid, por no soñar con otro tamudazo. Aunque los azulgrana hayan pinchado en tres de esos partidos, "hasta el final, vamos Real", que no olvidamos dos Ligas perdidas en Tenerife o una en Valencia, en la última jornada. Acierta Zidane cuando dice "aún no hemos ganado nada"... Aún.