Pisotón a las ilusiones bilbaínas

El problema que tuvo ayer el colegiado es que el penalti de Dani García, que se quería llevar el balón de ruleta, sólo fue unos minutos antes que la jugada de la polémica de Ramos con Raúl García. Dos acciones tan hermanadas que dejaron una sombra sobre un partido con buenos minutos en la primera parte. Lo del VAR es de locos. Acudió el árbitro a mirarlo para certificar el castigo a los locales pero lo obvió con los visitantes. Ahora se pita penalti sea intencionado o no un pisotón, así que no cuela el argumento de Sergio de que no vio a Raúl. Al menos admite que le tocó. No le dejó huella profunda de la pisada, pero es que Dani tampoco a Marcelo.

El diferente rasero y las broncas finales ensuciaron un pulso muy táctico, con el Athletic de inicio poniendo la defensa muy hundida y estirándose poco a poco. El Madrid está ganando la Liga por los detalles. Ocurrió con Oliveira en un gran día del Getafe. Zidane sabe que siempre van a tener una y si no es así, llegará un error del contrario que le aupará. De haber entrado los 50.000 aficionados que arropan a los leones, ayer el 'Así gana el Madrid' se habría escuchado en Pekín. Pisotón a las ambiciones bilbaínas.