Los partidos que Aulas quiere que no cuenten

EI discurso del primer ministro francés Édouard Philippe, que de manera explícita dio por terminada la temporada 2019-20 en las ligas del fútbol profesional galo, anticipa una durísima batalla en los despachos para la asignación de los cupos europeos para la próxima campaña. Las primeras declaraciones de Jean-Michel Aulas, presidente del Lyon, lo dejan claro. De hecho, él interpreta que no se cerró la puerta definitivamente a la disputa de un play-off en agosto a puerta cerrada, pese a que la mayoría de dirigentes y medios de comunicación entendieron lo contrario. En caso de que, como todo parece indicar, ya no se vaya a jugar nada más, Aulas propone que se tenga en cuenta la clasificación de la jornada 27 y no la de la 28, que es la última que se disputó. Pero como el encuentro entre el Estrasburgo y el PSG no pudo celebrarse al suspenderse por la amenaza del coronavirus en la prefectura del Bajo Rin, el mandatario lionés entiende que, en realidad, la última jornada que se jugó de manera íntegra fue la 27, y propone que los resultados de los nueve partidos sí disputados en la 28 se eliminen por completo. Salvo un escenario muy improbable, ese Estrasburgo-PSG no iba a modificar los puestos europeos, ya que el conjunto capitalino era líder destacado y los alsacianos se encontraban en mitad de la tabla, con una única posibilidad de alcanzar la sexta plaza: debían ganar al cuadro de Tuchel por un mínimo de cuatro goles. Pero esa remota opción le sirve a Aulas para argumentar que no se dio las mismas posibilidades a todos los contendientes y que, en realidad, lo justo es retrotraerse a la clasificación anterior. En la que el Lyon, claro, era quinto. Y se clasificaba para la Europa League.

La "solución Aulas" dejaría sin efecto el Lille-Lyon (1-0)de la jornada 28, así como los triunfos del Reims ante el Brest y del Niza frente al Monaco, que les sirvieron para adelantar al OL en la tabla y dejarlo en la séptima plaza. Sería como si jamás se hubiese producido la exhibición de un Renato Sanches esplendoroso, que por momentos recordó a aquella versión que le permitió hacerse con un puesto en la Portugal campeona de Europa en 2016 siendo casi un adolescente. O como si la apuesta de Christophe Galtier de salir a medirse a un rival poderoso con Osimhen, Loïc Rémy, Bamba e Ikoné todos juntos en ataque hubiese formado parte de la imaginación y no mereciera recompensa alguna.

El otro gran beneficiado de la alternativa propuesta por Aulas sería el Montpellier, que en esa jornada que ahora se pretende fantasma perdió por 5-0 en Rennes y abandonó la sexta plaza, que también sería europea si no se pueden disputar tampoco las finales de la Coupe de France y de la Coupe de la Ligue. La resolución de este conflicto nos va a permitir medir hasta qué punto Aulas es influyente en un fútbol galo que, por encima de todo, quiere preservar la fecha de inicio de la próxima temporada, en la que entrará en vigor un nuevo contrato televisivo mucho más suculento.