¡Hasta el final, vamos Real!

Esta película se estaba pareciendo demasiado a la del año pasado. En muy pocos días nos eliminaron de la Copa, de la Champions y se nos fue la Liga. El guion es parecido, pero el final no está escrito. No voy a reiterar las circunstancias en las que fuimos eliminados de la Copa del Rey, baste decir que en el fútbol, y en la vida, para conseguir triunfos al menos hay que buscarlos, que no los regalan. La Champions está muy complicada. Se empezó a torcer en el Ciudad de Valencia, con la lesión de Hazard. Era uno de los dos fichajes que necesitaba el Madrid para la fase definitiva en Europa y en nuestra Liga. El otro refuerzo que debería aportar mucho al club que le paga, muy bien por cierto, es Bale, que ni está, ¿ni se le espera? Muchos ya no, porque en su caso no sería una reaparición, sería una resurrección. Comparar la aportación de Sterling en el Manchester City, al saltar al campo en el segundo tiempo, y la de Bale conduce a algo más que a la desesperación. Aun así, no descarto que Zidane intente por enésima vez, en el Etihad Stadium, que ayude al Madrid en un partido grande.

Vinicius y el Madrid celebran el 1-0 en el Clásico.

Después de haber sumado un solo punto en los dos últimos partidos, contra el Celta y el Levante, y de perder contra el City, el Madrid recibía a un Barça líder. El Real Madrid, que durante muchos años fue un equipo en el que brillaban jugadores galácticos, el último Cristiano y antes incluso en grupo (Figo, Ronaldo, Beckham, Zidane...), juega ahora, por encima de la calidad individual de muchos de sus futbolistas, en equipo, sin estrellas ni estrellitas. El juego colectivo del equipo fue el que derrotó al Barça. Después de un primer tiempo en el que Courtois salvó dos buenas ocasiones del equipo culé, el Madrid adelantó líneas, presionó más arriba, descolocó al Barcelona (lo hace como nadie Isco jugando entre líneas) y además, como pide su ADN, buscó la victoria hasta el final. Una victoria, con goles de El Buscavidas (gran película de Robert Rossen), con desmarque señalado y hasta señalizado por Kroos, y de Mariano derrapando, que valen cuatro puntos.

Piqué debería recordar que los partidos no duran 45 minutos. Se pelean, como hicieron los blancos. ¡Hasta el final, vamos Real!