Bicampeonas de Europa

Las Hidroguerreras, o Guerreras del agua, o simplemente la Selección femenina de waterpolo, sin más etiquetas, son bicampeonas de Europa tras derrotar en la final a Rusia. Los dos títulos, casualmente, conquistados en Budapest, en 2014 y en 2020. Ciudad talismán. Un registro que las sitúa entre las grandes referencias del emergente deporte femenino, o simplemente del deporte español, sin etiquetas de género. El equipo de Miki Oca lleva cuatro años consecutivos sin bajarse de los podios internacionales, con medallas de todos los colores: plata en el Mundial 2017, bronce en el Europeo 2018, plata en el Mundial 2019, y el oro continental de ayer. O, visto desde otro prisma, España suma siete medallas en nueve años, entre ellas un oro mundial en Barcelona 2013, desde su plata olímpica de Londres 2012. Colosal. El peldaño más alto en unos Juegos es la única casilla vacía. Ahí, Estados Unidos está todavía un escalón por encima. Todavía… Este oro ha llegado a seis meses (menos un día) de la inauguración de Tokio 2020… Quizá sea un mensaje.

Ellas remataron con éxito la primera de las tres finales europeas que afronta el deporte español en este fin de semana. Este domingo llega el turno del waterpolo masculino, que curiosamente tiene dos oros mundiales y uno olímpico, pero nunca se ha coronado en Europa, donde luce dos platas y tres bronces. Ya va tocando. Sea cual sea el color, sumará su tercera medalla consecutiva internacional. Otro equipo en racha ganadora. El domingo se completa con la final de los Hispanos, que defienden su título continental de hace dos años, con el añadido de que el triunfo trae este año un doble premio: el pasaporte a Tokio. Tras el chasco de Río 2016, para esta ilustre y veterana generación del balonmano, tan importante es una cosa como la otra. Los Juegos son otro desafío. El gran desafío.