Zidane no tiene problemas con Bale

En Francia tenemos un viejo refrán que dice que "los ausentes siempre está equivocados". No sé si existe algo similar en gaélico pero es evidente que, en el caso de Gareth Bale, estar casi siempre fuera de la convocatoria, y también fuera de la dinámica del equipo incluso cuando juega, no ayuda a que podamos darle la razón en algún que otro tema. Su existencia, que podríamos calificar de "etérea", en el Madrid lleva lógicamente a fantasear y a buscar un supuesto enfrentamiento con su entrenador. Algo muy íntimo entre los dos hombres. Pues no, me consta que Bale no tiene ningún problema personal con Zidane y que Zidane tampoco lo tiene con Bale, más allá de la dificultad que pueda resultar para un técnico no saber nunca si puede contar, o no, con una de las grandes estrellas de su plantilla y el jugador mejor pagado.

El problema que tiene Bale es con el fútbol, con su club, con su vida, con su profesión, con lo que ya no es una pasión para él (partiendo de la base que algún día lo fue realmente). La existencia es cuestión de prioridades y todo lleva a la conclusión de que el deporte de alto nivel, y sus exigencias y placeres, están ahora muy lejos de ser una prioridad para el galés. No está dispuesto a sufrir ni lo más mínimo por el fútbol. Hasta ahora Zidane, como el buen hombre y el gran entrenador que es, está gestionando esta crítica situación con mucha discreción para no perjudicar ni a Bale ni al resto de la plantilla. Y lo podrá hacer hasta final de temporada. Pero después le tocará al club arreglar este delicado asunto.