Perdiendo la fe en Simeone

El ciclo del Cholo. La eliminación ante la excelente Cultural Leonesa no ha hecho más que evidenciar lo que se venía atisbando. La impresionante fórmula del técnico argentino, que derivó en el mejor Atlético de la historia, se sostenía en la fe inquebrantable que tenían los que le rodeaban. Es palmario que ha perdido ese predicamento en el vestuario por la falta de hilos conductores. Se echa de menos a Gabi, a Godín, a Filipe, a Juanfran o el predicamento ejemplar de Fernando Torres. Dejarlos ir a todos de golpe fue un error de planificación descomunal. El cambio generacional era necesario, pero no lo era hacerlo sin red. Hubiese sido más inteligente plantearlo de forma gradual. Si hasta el Mono Burgos lleva tiempo pensando más en su carrera en solitario es que el proyecto común ha dejado de ser lo más importante. Hasta parte de la grada cree injustamente que el Cholo ya no es la solución.

João Félix no es Griezmann. Puede que llegue a ser mejor porque tiene talento, pero del Atlético se fue un hombre y al Atleti llegó un niño por el que se pagó un precio estrafalario. El hombre, acostumbrado a ser tabla de salvación, levantó a todo el Barcelona de la lona en Ibiza, evitando que el proyecto Setién naciese de nalgas, y en León no había ningún Griezmann al que agarrarse. Antoine, aunque le duela a los atléticos, se convirtió, entre mate y mate, en otro gran creyente, pero con gol. Lo más preocupante de la eliminación copera es que se evidenció que la Cultural creía mucho más que el Atlético y eso es lo más doloroso que se le puede decir a Simeone de su equipo. Estos jugadores no le tienen la misma fe.

Agarrarse a Cavani. Puede que la factura de la Copa suba mucho más de lo pensado por tener que agilizar la contratación del uruguayo del PSG. La cuenta se puede ir a 80 millones en dos años y medio, pero es verdad que el capricho del Cholo tiene todo lo que le está faltando al Atlético: gol, carácter y experiencia. Quizás no era tan descabellado tener determinados jugadores que superen la treintena en tu plantilla. El bajonazo entre los atléticos ha sido de tal calibre que sólo lo puede remediar un desafío del nivel del Liverpool, el mejor equipo de Europa en estos momentos con muchos cuerpos de ventaja. Es la única manera de evitar hablar de la temporada de transición, que es la manera sutil de disfrazar un ejercicio lamentable. Si tienes al técnico mejor pagado de LaLiga, al fichaje más caro y vas a pagarle 14 millones netos a tu nuevo goleador, puede que no necesites que rueden cabezas, pero al menos que no te quiten el derecho al pataleo.