El Zaragoza siempre vuelve en la Copa

El Real Zaragoza despachó a lo grande al Mallorca y estará este viernes en el sorteo de los octavos de final de la Copa del Rey, una eliminatoria que no alcanzaba desde la temporada 2012-13, la de su descenso a Segunda División. El único objetivo del equipo aragonés es su regreso a la élite del fútbol español, para el que es imprescindible concentrar todas las energías, pero la alegría de anoche no hay quién se la quite a la sufrida afición del Zaragoza, necesitada como nunca de festejar pequeñas gestas en su competición fetiche, aquella que le ha dado seis títulos en once finales.

Víctor Fernández introdujo hasta siete cambios en su alineación, pero su equipo fue siempre más reconocible y más ambicioso que un Mallorca con once reservas y que sólo inquietó en el primer cuarto de hora, y siempre por mediación de Abdón Prats, el atacante por el que inicialmente suspiraba en este mercado invernal el técnico aragonés. El resto del partido, especialmente la segunda parte, fue de dominio total del Zaragoza, con un Kagawa muy mejorado —estrelló una falta en el larguero en el minuto 24—, con un Raúl Guti omnipresente y con Álex Blanco, Puado y Linares como goleadores de una noche lluviosa y fría, pero feliz en La Romareda. Y es que el Zaragoza siempre vuelve en la Copa. Que pase el siguiente.