Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Euroliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Euroliga
EN JUEGO
Panathinaikos PAN

76

Zalgiris ZAL

70

FINALIZADO
Anadolu Efes IST

101

Asvel Villeurbanne AVI

74

FINALIZADO
Estrella Roja RED

85

Alba Berlin ALB

94

FINALIZADO
Olympiacos OLY

89

B. Munich MUN

72

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
FINALIZADO
Zwolle Zwolle ZWO

3

Utrecht Utrecht UTR

3

Zidane le tiende la mano a Bale

La Real llegó al Bernabéu con cartel de excelente juego y buena posición en la tabla. Su partido confirmó las buenas impresiones, en especial en la primera parte, y además se vio favorecida por un error de Sergio Ramos antes del 2’ que propició el 0-1 de Willian José, muy listo al adivinar la intención del central blanco. La prueba era de aúpa, pues, para el Madrid, que venía de ganar bien dos partidos, pero ante rivales de menos fuste. Bueno, pues la salvó muy bien, hasta fabricar una victoria muy convincente que eleva el estado de ánimo general de la plantilla, en la que muchos van alcanzando muy buen punto de forma y confianza.

La primera media hora fue de la Real, con su excelente juego para romper líneas y acercarse arriba con gente. El Madrid recurrió a un enorme esfuerzo colectivo de presión para ahogar la salida del rival, y así equilibró el partido hasta finalmente darle la vuelta. Primero fue una falta sobre el área, sacada por Modric, que Benzema remató con el pecho. Ya en la segunda mitad, una larga combinación acabó con un fuerte remate del infatigable Valverde, la revelación del año en el equipo, que entró tras un rebote afortunado. Cerró Modric, culminando de gran zurdazo una cesión de cabeza de Benzema tras jugada que pasó por Bale.

Porque a esas alturas del partido, Bale estaba en el campo y merece párrafo aparte. Fue recibido con una gran pita, excepción hecha de la liga de los batas blancas, esa clac de Florentino cuya actitud reveló que el club arropa al galés. Zidane, que no quiere ser más papista que el papa, ha pensado que ya que hay que aguantarle conviene sacarle partido. Es una bala que no quiere desperdiciar. Desdenes y lesiones aparte, que no es poco, es jugador que en forma ofrece un gran poder de ataque. Lo del pitorreo de la banderita ha ido demasiado lejos, pero si Florentino no lo reprocha, Zidane, hombre de club, no ve motivo para no utilizarle.