Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Euroliga
EN JUEGO
B. Munich MUN

37

Zenit San Petersburgo ZEN

35

EN JUEGO
Asvel Villeurbanne AVI

32

Milan MIL

38

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
EN JUEGO
Heerenveen Heerenveen HEE

1

Willem II Willem II WII

2

La venda de Karim

Me gusta que Benzema no vaya con Francia. Le da cierto aire de jugador maldito, miembro de ese exclusivo club de jugadores repudiados por su selecciones por cuestiones extradeportivas, como Cantona, Redondo, Effenberg o Míchel. Futbolistas todos rebosantes de clase y apátridas de espíritu, como Humphrey Bogart en Casablanca. Enfrentados siempre a entrenadores y presidentes de federaciones con egos desmedidos. Odiados y queridos. Salvajes y sentimentales. Benzema ya es uno de ellos ahora que dicen que no volverá a vestir de azul. Da igual. Karim siempre fue ejército de uno.

Admito que tardé tiempo en convertirme al benzemismo. Puede que demasiado. Cada vez que en el Bernabéu el nueve francés marcaba uno de sus valiosísimos goles en Champions, mi hermano, benzemista inasequible al desaliento, me abrazaba y me susurraba con voz fría de psicópata: ¿Has visto lo que ha hecho tu amigo el pechofrío? ¿Has visto al gato? Solo le faltaba repetirme que le había roto el corazón, como Michael Corleone a su hermano Fredo en El Padrino.

Benzema, en un partido con Francia.

De Benzema ahora me gustan hasta sus andares. Me emociona esa pausa, ese segundo extra que solo marca su reloj interno, ese disparatado control suyo como imantado que me devuelve a las tardes jugando al Pro Action Football. Lo que me tiene algo inquieto es esa misteriosa venda que luce desde hace tiempo en su mano derecha. ¿Sigue con esa fractura? ¿Se operó? ¿Es superstición? ¿Perdió el meñique como un miembro de la Yakuza? La cuestión es que desde que lleva ese vendaje hemos visto a un Karim desencadenado. Como decía Santiago Segura en El día de la bestia, nunca he sido supersticioso porque da mala suerte, pero ahora voy a empezar a escribir mis artículos con la mano izquierda vendada. A ver si así se me ordenan las ideas con el criterio de sus movimientos entre líneas.

Tal vez lo mejor del parón de selecciones sea poder echar un poco de menos a un jugador como Benzema. Algunos placeres no están pensados para disfrutarlos todos los días.