Competición
  • Europa League
  • Euroliga
Euroliga
Khimki Moscú KHI

-

Alba Berlin ALB

-

Fenerbahce FNB

-

Anadolu Efes IST

-

Maccabi TEL

-

CSKA CSK

-

El mal endémico de la era Lim

El legado de Mateu Alemany en el Valencia perdurará para siempre en la historia del club. Quizás por mera cuestión de tiempo de gestión, dos años y poco, su figura no será tan recordada en el 200 cumpleaños del Valencia como lo ha sido en 100 la de ilustres gestores como Vicente Peris, si bien, la obra de Mateu Alemany desde 2017 hasta 2019 está a la altura de los mejores ejecutivos que han pasado por Mestalla. Así, estoy seguro de ello, quienes festejen y relaten el bicentenario contarán a sus coetáneos que gracias a un señor de Mallorca el Valencia pasó de ser un cortijo en ruinas a un equipo campeón.

Alemany se despidió ayer del valencianismo sin poder explicar el porqué ha tenido que irse a mitad de su obra futbolística. No pudo dar ninguna explicación simplemente porque Peter Lim no fue capaz en Singapur de darle una razón para tal tropelía. Su salida del club es una torpeza mayúscula por muchas cosas, entre otras porque su Valencia ni mucho menos tocó techo en Sevilla, allí simplemente cogió más impulso, un plus de confianza que tanto Alemany como Marcelino estaban convencidos de que les llevaría a cotas mayores. De ahí que su dolor por el derrumbe del proyecto sea mayor, como también su incredulidad.

Alemany se fue sin menospreciar la figura de Peter Lim y dejando menos recados de los que cabía esperar a Anil Murthy y Kim Koh. Obviamente a ninguno de ellos mentó en su lista a lo ‘Páginas Amarillas’ de agradecimientos. El problema es que ellos, Anil Murthy y Kim Koh, son los únicos con los que habla directa y regularmente desde la distancia de Singapur el dueño. Y ese es el mal endémico de la era Lim en el Valencia.