Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
Niza Niza NIZ

-

PSG PSG PSG

-

Euroliga
Olympiacos OLY

-

Zenit San Petersburgo ZEN

-

El Madrid funcionó como un reloj en el Pizjuán

Cambio radical. El Real Madrid se transformó en tan solo cuatro días y pasó de ser un equipo vulnerable en París a convertirse en uno muy sólido en Sevilla. Vamos a destacar tres aspectos fundamentales en el desarrollo del juego que hicieron imposible al Sevilla encontrar los caminos hacia la portería de Courtois.

Equipo corto. Analizando el partido de Champions del pasado miércoles apuntábamos la distancia entre las líneas, sobre todo la que se produjo entre la defensa y el centro del campo, como un factor fundamental para que el Madrid sufriera tanto a nivel defensivo. En el Sánchez Pizjuán esta situación cambió por completo. Ramos tiró de la linea defensiva hacia delante acompañando, en función de la altura del equipo, al resto de compañeros y provocando con ello que los defensores sevillistas no pudieran conectar con la siguiente línea por detrás de los Kroos, James y Casemiro. Al estar en pocos metros las ayudas llegan rápido y con facilidad, lo que supone menos esfuerzo y sufrimiento para todos, además de estar mucho más protegidos ante los ataques del oponente. El gol de Karim llegó tras un rechace que recogió Varane metido veinte metros en campo rival. Fijaos la importancia que puede tener estar todos muy juntos.

Presión alta. Zidane organizó con éxito una presión alta cuando los de Lopetegui se disponían a construir sus ataques desde detrás, algo en lo que habían sido muy eficaces en las primeras jornadas, provocando errores que suponían acercamientos peligrosos, el mano a mano de Hazard en la primera mitad llegó tras una gran presión alta con robo de James sobre Fernando.

Compromiso. Y para que todo lo citado anteriormente suceda debe haber un gran compromiso por parte de todos. Estar dispuestos al esfuerzo, a la concentración, a ser agresivos, a sufrir…Todo esto es la intensidad de la que tanto se habla. Si el Madrid consigue de manera regular ser así de sólido estará en el buen camino. No necesitas estar brillante arriba para ganar. En Sevilla no se tuvo el día mas inspirado en ataque, pero no hizo falta. Si no concedes atrás, alguna vas a encontrar con la calidad que tienen los atacantes.