Competición
  • Champions League

Lázaro Albarracín merecía ver un triunfo del Atlético

Merecido. "Siento una gran orgullo por este homenaje que me dedicáis las peñas y sólo he hecho una cosa: transmitir mi cariño por el Atlético. Primero como aficionado y luego después como directivo durante treinta años. Muchas gracias por todo". Como si eso fuera sencillo. Pero Lázaro Albarracín lo dijo con la misma naturalidad con lo que lo hizo durante toda su vida. La Unión Internacional de Peñas del Atlético tuvo la brillante iniciativa de reconocer el trabajo de Lázaro Albarracín como figura entre el club y las peñas. Lázaro se recorrió durante muchos años España entera y también Europa representado al Atlético y también a sus aficionados, a los que nunca dejó a un lado. Junto a su inseparable Miguel Pérez repartieron amistad y cariño a todos los atléticos que se les acercaban. Entonces era otro Atleti, más cercano, más entrañable, diferente... La Unión, órgano que representa a las peñas rojiblancas, le premió en un Día tan especial para todas las asociaciones rojiblancas. Y estas cosas trascienden a partidos, a victorias, a derrotas... La Unión hizo socio de honor al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, declarado simpatizante rojiblanco: "Lázaro ha representado los mejores valores del Atlético, siendo su mejor embajador por España y por el extranjero. Muchas gracias por una vida dedicada al Atlético", dijo el alcalde madrileño sobre la figura de Albarracín. 

Las peñas. La jornada fue festiva en el Wanda Metropolitano por el homenaje a las peñas rojiblancas. El club crece y crece. Lo hace en el campo y fuera. Y cada vez hay más peñas, peñistas, gente para quien lo más importante es que el club esté bien representado. Aquí o fuera. En Madrid o en Irún. En Toledo o en Bruselas. El Atlético tiene 830 peñas y varias más a punto para ser inscritas de manera oficial. Esta gente es el verdadero motor de la entidad. Y su empuje hace que la entidad sea cada vez más fuerte. El día que ellos fallen las cosas serán ḿas complicadas. En esta ocasión fue premiado un amigo, Luis Fernando, de la peña La Flor de Entrevías por sus 50 años de existencia. A través tuva, enhorabuena a todos los presidentes, a los que ocupan cargos, a los que fueron alguien importante y lo dejaron y los que han decidido recoger ese testigo. 

El club. El Atlético también pone de su parte para reconocer tanto esfuerzo. Durante años lleva preparando actividades para la gente que viene de fuera. En esta oportunidad no fue menos: hubo una comida popular, Cerezo entrego diplomas a las peñas recién creadas, a las que cumplen 25 y 50 años. Y dos representantes de estas peñas vivieron el partido en el palco presidencial. Un homenaje en toda regla que ya es una tradición tanto para la entidad como para las peñas. 

El juego. Sufrió el Atlético, que parece no anda muy sobrado de gol. Juega a rachas, un rato bien, otro mal y otro regular. En El Día de las Peñas se vio un partido bonito, entretenido, con ocasiones, con un buen rival, que puso las cosas muy complicadas a los de Simeone. En el segundo tiempo los del Cholo fueron con todo, adelantaron líneas y metieron al conjunto vigués en su área. El Atleti acabó con Costa, Morata, Vitolo, Thomas... Y la grada apretó. Lo hizo como sólo lo sabe hacer la afición rojiblanca. En esta oportunidad no hubo gol en el último segundo y el equipo se dejó dos puntos que pueden ser importantes. Lodi fue un puñal por su banda y el Atlético tiene lateral de envergadura. Sólo le faltó un poco de precisión a la hora del centro. También el Atlético necesita un poco de paciencia. Una pena porque Lázaro se hubiera merecido ver un triunfo de su Atleti.