Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores

Celades, la inercia y el respeto

Hace sólo cuatro partidos que el Valencia le ganó al Barcelona la final de Copa de Sevilla. Ahí queda el dato. Albert Celades, que debuta hoy, no es culpable de nada de lo sucedido este verano por Valencia ni de su endémico afán de autodestrucción, que tomó forma ahora con el despido de Marcelino. Así lo ha entendido Dani Parejo, que el miércoles colgó un tuit de tipo agradecido hacia Marcelino –su entrenador por siempre con permiso de Valverde– y el jueves, otro de capitán en mayúsculas ("Sin excusas, con ilusión y con el máximo compromiso. Somos el ValenciaCF y debemos estar a la altura del escudo que defendemos").

Parejo es perro viejo en lo que avatares por Mestalla se refiere y seguro que ni él ni ningún otro quiere revivir los años amargos de Neville y cía. Celades, que no tiene experiencia como entrenador en la élite pero lleva toda la vida en vestuarios de fútbol, haría bien en acercarse a Parejo y al resto de pesos pesados que lo eran con Marcelino y que lo pueden seguir siendo con él. Entre las muchas cosas buenas que dejó el asturiano por Valencia es un vestuario sano, comprometido, con chavales profesionales. Celades puede (y debería) aprovecharse de la inercia del Valencia de Marcelino, y ya con el tiempo lo hará suyo. Pero no llegará muy lejos sin antes ganarse el respeto de sus futbolistas.