Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Ligue 1
Euroliga
FINALIZADO
Olympiacos OLY

68

Zenit San Petersburgo ZEN

77

La desactivación de Odegaard como 'leitmotiv'

El compromiso. El receso internacional, circunstancia que siempre invita a la duda sobre la respuesta de los equipos, llega a su fin y le toca al Atlético afrontar un partido contra un rival muy distinto a los anteriores. La Real Sociedad ha sido una en las tres primeras jornadas, con un plan claro bajo el 1-4-3-3 de Imanol y unas virtudes y defectos muy detectables. Se ha ganado el balón, con una alta posesión media (62%), pero ha caído en la previsibilidad y tampoco ha apuntalado su sistema defensivo. El derbi ante el Athletic atenuó las impresiones positivas que había dejado frente a Valencia y Mallorca y plasmó sus dificultades para salirse del guion preestablecido.

Aislar al enlace. La Real Sociedad queda difuminada cuando no logra gestionar las primeras entregas con rigor y salvar la presión del adversario, achaques sufridos contra el Athletic. Es un equipo preparado para progresar por dentro y enlazar con Odegaard, pero corre el peligro de perderse en el intento. La secuencia se enredará más por la ausencia de Illarramendi. El 4-4-2 de Simeone puede jugar con estos ahogos de la Real. João Félix y Lemar cerrarán los espacios por fuera y Koke y Saúl encimarán a Zubeldia y Mikel Merino con la pretensión de no dejar recibir a Odegaard en zonas intermedias. Al Atlético no le importará que el noruego baje a iniciar la jugada desde más atrás. Será el signo de que la Real no logra contactar con él en los lugares en los que verdaderamente resulta determinante.

El perfil dominante. El juego de los de Imanol, casi siempre en corto, carece por momentos de verticalidad y tiende a abusar de una circulación lenta y anodina –78 pases de conservación por encuentro–. Apenas aparece Odegaard se vislumbra una agitación mayor. Es el acontecimiento ofensivo de la Real Sociedad, que encauza sus ataques –38 de media– por el sector derecho, el mapa de acción del noruego. Januzaj abandona la banda y oxigena las incorporaciones de Zaldua. Este modelo de actuación probará a Lodi, imponente en terreno contrario aunque menos competente atrás. El Atleti precisará de una buena elección defensiva del brasileño en cada situación. La posible entrada de Portu por Januzaj alteraría a Lodi y daría a la Real una cualidad de la que adolece en ese carril. El ex del Girona es un jugador con una lectura del desmarque estupenda y su presencia siempre estimula las transiciones rápidas de sus equipos. Es esta una habilidad de la que no puede presumir la Real con apenas nueve contraataques por partido. Además, la capacidad de Oyarzabal en el otro perfil del campo para deslizarse entre el lateral y el central deberá ser atendida con detenimiento por Trippier y Giménez.

Las bazas ofensivas. El trazo de sus futbolistas también complica la subsistencia de la Real si no logra recuperar tras pérdida –11 robos en campo rival– y ha de defenderse en campo propio. Las diagonales hacia dentro de João Félix, Lemar y Vitolo y los desplazamientos al lado débil para las subidas de Trippier y Lodi serán mecanismos valiosos para el Atlético. Al equipo donostiarra también le cuesta contrarrestar los envíos laterales, aunque la baja de Morata le echará una mano en este sentido. El camino del Atlético está marcado y el de la Real pasa ahora por las botas de Odegaard.