Astana anima la Vuelta

Gracias al Astana la etapa de ayer tuvo algo de emoción. En la escapada, Jakob Fuglsang y Luis León Sánchez dieron vida al corte… y a la carrera. En el pelotón fue Superman López el que abrió las hostilidades entre los favoritos. Pero todo ocurrió en el último puerto. Un ataque en la Cobertoria hubiera planteado un escenario distinto e inesperado. Y nos hubiéramos entretenido más. Las fuerzas están justas y ningún equipo se ve capacitado para llevar la responsabilidad de la competición. Por eso las escapadas están teniendo tanto éxito en esta edición. Las escuadras de los candidatos a la general, no necesitan coger las riendas. Movistar ya ha ganado dos etapas y su objetivo es el podio con Alejandro Valverde. El Jumbo tiene dos victorias de etapa parciales y al líder de la Vuelta en sus filas.

La pérdida de tiempo de Valverde no es significativa. El balance del murciano respecto a Tadej Pogacar y Superman en las dos últimas etapas es de 18 segundos a favor. No está para ganar la Vuelta, pero sí para una plaza en el cajón. Y eso que su participación está siendo excelente. El haber corrido el Tour y los 39 años que tiene, no son un impedimento para seguir rindiendo a un buen nivel. No como Nairo Quintana, que volvió a dejarse tiempo en meta y que tiene la mente en cualquier otro sitio menos en la carrera.